jueves, 28 de octubre de 2010



1969…
                   “De la Tierra a la Luna"


Textos y fotografías de  Juan José Pardo Mora

escribiendoconluz@yahoo.es

Siempre sentí curiosidad por el hecho de que yo naciera (llegara a la Tierra) en la primavera de 1969… y que el Hombre lo hiciera a la Luna tres meses después. Transcurridos 40 años esta fascinación continúa, quizás por la idea de que la vida es un continuo viaje de exploración, búsqueda de conocimiento, y porque la NASA ha confirmado que enviará una nueva misión tripulada a la Luna en 2018. Ese “pedazo” de tierra, que gravita allá en el firmamento, a unos 384.000 km de distancia, tiene una composición prácticamente idéntica a la de nuestro planeta. Se piensa que un cuerpo astronómico, del tamaño de Marte, colisionó en los inicios del sistema solar con la Tierra, y del material incandescente expulsado de la superficie terrestre se formó nuestro satélite. El 20 de Julio de 1969, la misión espacial estadounidense Apolo XI “posó” a su comandante Neil Armstrong y Edwing F.Aldrin (piloto del módulo de exploración “Eagle”) sobre la superficie lunar, en un punto geográfico conocido como Mar de la Tranquilidad. Mientras, Michael Collins, el tercer astronauta de la misión, permaneció en órbita lunar en el Columbia. “Houston, aquí Base Tranquilidad, el Aguila ha alunizado”. Algún día sabremos si realmente aconteció de esta manera… o si se desarrollaron hechos aún no conocidos por el gran público. ¿Encuentro con extraterrestres?, ¿descubrimiento de ruinas de alguna una antigua civilización?.

Se especula que el entonces Presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon, pidió se filmaran en un estudio las imágenes de los primeros pasos sobre la Luna, para ser emitidas por televisión en caso de que la misión Apolo XI fracasara, o quizás porque el director de la agencia espacial afirmara que sería imposible enviar imágenes de los primeros pasos sobre el satélite, y no se podía perder la oportunidad de dar a conocer al mundo tan magno acontecimiento. Toda una intriga.


España ha estado representada en algunas misiones espaciales por el astronauta Pedro Duque, al cual tuve la suerte de fotografiar en una conferencia en Barcelona. Estuvo a bordo del transbordador espacial Discovery en 1998 junto a John Glenn (el primer astronauta estadounidense que estuvo en órbita alrededor de la Tierra en 1962). Trabajó en 29 experimentos relacionados con el estudio del envejecimiento humano, el crecimiento de plantas en el espacio y el estudio del Sol. En su equipaje personal para el Discovery, y a modo de anécdota, Pedro se llevó un chorizo de León y un queso manchego. A continuación incluyo algunas de sus impresiones sobre sus experiencias en órbita. Sobre su primer amanecer a bordo dijo: "Me di cuenta de que estábamos muy lejos, y me admiró el color de la Tierra, rojo y amarillo, y la atmósfera, gris, que se funde con el color del espacio”. Sobre bases en otros planetas piensa que “Plantearse una base permanente en la Luna o en Marte no es tecnológicamente impensable”. Y cuestionado sobre la destrucción de los desechos nucleares que contaminan nuestro planeta, afirmó… se lanzarán en último término contra el Sol porque es lo bastante grande como para absorberlos por completo”.Actualmente Pedro Duque es director de la empresa Deimos Imaging, con sede en Valladolid, que posee un satélite de observación de la Tierra, el Deimos I, diseñado para dar servicios de teledetección, desde agricultura de precisión hasta vigilancia del territorio, control de incendios y plagas… Sus grandes retos son seguir mejorando la vida en la Tierra, la navegación, la observación por satélite, y por otro lado, explorar el sistema solar. El primer reto en este sentido sería, para él, que se hiciese otro viaje a la Luna.


Si por un instante este artículo está despertando tu curiosidad y deseas adquirir más conocimiento sobre el espacio, acércate un viernes por la noche al Observatorio Astronómico de La Murta, justo al otro lado de Carrascoy; podrás visitar su Centro de Investigación, te enseñarán las bases de la Astronomía, cómo reconocer las distintas estrellas y constelaciones, y observarás la Luna o algún planeta visible con su Telescopio “Meade”, (la fotografía que abre este artículo fue tomada acoplando la cámara a su visor). A través de éste, el año pasado los astrónomos murcianos José Antonio de los Reyes y Sensi Pastor descubrieron un nuevo asteroide (de 5 km de diámetro) en el Cinturón Principal de Asteroides entre Júpiter y Marte. Tanto José como Sensi colaboran asiduamente en tareas de investigación con la NASA y la Agencia Espacial Europea.

El estudio del espacio exterior nos seduce. La Luna aguarda impaciente la llegada de nuevos cosmonautas. Desde la Tierra seguimos contemplando constelaciones, nebulosas, el vacío y lluvias de estrellas. Los poetas continúan describiendo las luces y las sombras del satélite; y en el pasado, el escritor y visionario francés Jules Verne fue capaz de describir en su obra De la Tierra a la Luna, 110 años antes de que aconteciera y casi de manera precisa, el lugar de lanzamiento del cohete de la misión Apolo XI, su número de astronautas, la longitud de la nave, su peso, la velocidad alcanzada por el cohete… entre otros importantes detalles.

De la siguiente manera describía Verne la fase de lanzamiento… tiempo de ajustarse el cinturón:
“¡Treinta y ocho! ¡Treinta y nueve! ¡Cuarenta! ¡Fuego! -Inmediatamente, Murchison, apretando con el dedo el interruptor del aparato, estableció la corriente y lanzó la chispa eléctrica al fondo del columbiad. Una detonación espantosa, inaudita, sobrehumana, de la que no hay estruendo alguno que pueda dar la más débil idea, ni los estallidos del rayo, ni el estrépito de las erupciones, se produjo instantáneamente. Un haz inmenso de fuego salió de las entrañas de la tierra como de un cráter. El suelo se levantó, y apenas hubo uno que otro espectador que pudiera entrever un instante el proyectil hendiendo victoriosamente el aire en medio de inflamados vapores”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario: